Noticias

16/10/2018 Centro de Recursos Medio Ambientales

Seminario sobre las artes y las transformaciones del espacio común del territorio

Más allá de los avances y acciones que nos procuran la ciencia o la tecnología, cada vez sentimos una mayor urgencia en conocer mejor aquello que despierta en nosotros alguna clase de afecto con los entornos que habitamos y que van alterándose delante de nuestros ojos a lo largo de nuestras vidas. La urgencia de una sostenibilidad estética (ingresada en la cadena de sostenibilidades) llama a inventar nuevas formas de percepción del territorio ligadas a una concepción menos funcional en búsqueda del sentido que procura lo simbólico y lo emocional. Y esto es precisamente lo que nos sitúa ante una de las funciones del Arte hoy y sus posibilidades de imbricación en las complejas visiones de reinvención y socialización de los nuevos marcos de relación humana con sus paisajes.

Apartados de la pura finalidad funcional, así como de la desubicada apariencia ornamental o la fabricación del señuelo turístico y transcendidos del marco de la omnipresente ubicación o intervención del Arte en la ciudad, nos preguntamos por esos territorios difusos, márgenes y bordes de la ciudad (tan públicos como ella y de las que ésta se nutre) en la relación por trazabilidad de la alteración física y estética del paisaje que su existencia y desarrollo implica: de la hondonada-cantera al promontorio-ciudad o a la escollera-costa.

Pretendemos detectar esos espacios periféricos despectivamente categorizados como “degradados”, que, por su fuerza estética y paisajística (“monumentos involuntarios”), desvelan y superan toda representación moral o ideológica preconcebida hacia ellos. Entrar en la operación de imaginar nuevas vías de redefinición, yendo más allá del medio ambientalismo, exige trabajar en síntesis interdisciplinar en los complejos procesos configuradores que conllevan las transformaciones pasadas, presentes o futuras del espacio común del territorio y en sus efectos.

En esta labor de resingularización de esos estados físicos y estéticos paradójicos, creemos que el Arte, en su excepcionalidad, es capaz de crear un sentido sin discurso ni utilidad, pero sí con una alta eficiencia identificadora, puesto que la visión que la sociedad construye del paisaje se define fundamentalmente por medio de las imágenes creadoras que le procuran las artes. Visibilizar paisajes o situaciones especiales que no son considerados socialmente e incorporarlos al imaginario colectivo, este es el fin: convertir el territorio transformado, excluido y residual en paisaje de pleno derecho.