Noticias

25/3/2021 CoronavirusFundación Cristina Enea

Recuerdos de una pandemia II: nuevos retos en el ámbito de la educación

"El confinamiento nos pilló a mitad de curso, con muchísimos grupos escolares con la cita cerrada para venir a Cristina Enea, y de repente tuvimos que encerrarnos en casa", recuerda la responsable del área de educación de Fundación Cristina Enea Uxua Arana. Cada año cerca de 10.000 alumnos y alumnas acuden al Centro de Recursos Medio Ambientales de Cristina Enea ha realizar alguna de las actividades o visitas guiadas programadas a través de la Oferta Escolar, pero la pandemia derivada del coronavirus SARS-CoV-2 imposibilitó cualquier actividad. "Los grupos no podían acudir al parque, por lo que nos dimos cuenta de que debíamos seguir manteniendo esa relación con los colegios de otra manera", asegura Arana, que en marzo de 2020 también tenía a dos personas a su cargo realizando las prácticas de fin de carrera, y finalmente tuvieron que convertirlas en 'teleprácticas'.

[VÍDEO AL FINAL DE LA NOTICIA]

"Fue una situación de caos controlado, donde tuvimos que modificar toda nuestra manera de trabajar para adaptarnos a la nueva situación", improvisando los contenidos para poder enviarlos a los colegios. Arana recuerda que el principal reto de Fundación Cristina Enea era seguir teniendo su espacio entre el alumnado que seguía las clases desde casa, "aportando contenidos y materiales de interés", por lo que en un ejercicio de adaptación, comenzaron a realizar y editar vídeos sobre "recetas, elaboración de semilleros, observación de aves desde casa o manualidades con materiales reciclados". Viendo que la situación no mejoraba lo suficiente como para poder retomar las visitas al parque, desde el departamento de educación de Fundación Cristina Enea se decidió cancelar todas las actividades programadas con los colegios y trasladarlas al próximo curso escolar.

Mientras tanto, una vez que se terminó el confinamiento pero sin la posibilidad de acoger a grupos escolares presenciales en Cristina Enea, Arana cuenta que comenzaron a recorrer caminos nuevos para que los contenidos diseñados para los colegios pudieran llegar a sus destinatarios. "Seguimos usando las mismas herramientas de siempre, pero también otras nuevas, para hacer frente a la situación, y propusimos actividades para que cada cual las pudiera llevar a cabo de forma autónoma, respetando todas las medidas sanitarias y de seguridad". Es así como surgieron proyectos como 'En busca del tesoro de Cristina Enea' (un juego de pistas a través del parque), las fichas para explorar la naturaleza, o más recientemente, los cuadernos de campo para conocer de primera mano los cambios que se viven enm el parque de Cristina Enea mes a mes.

Arana recuerda el confinamiento de 2020, y sus posteriores fases de desescalada, como una época que se alargó mucho más de lo que se imaginaba al principio, pero asegura que ha sacado algo positivo de todo aquello: "hemos adoptado una nueva línea de trabajo que me parece muy interesante, y es la de poder ofrecer la posibilidad de que la gente pueda observar la naturaleza y disfrutar de ella por su propia cuenta".