Noticias

16/3/2021 Fundación Cristina Enea

Recuerdos de una pandemia I

"De repente, tuvimos que irnos a casa", recuerda Txema Hernández, director de Fundación Cristina Enea, preguntado por aquel 12 de marzo de hace un año. "Tuvimos que cerrar tanto el Centro de Recursos Medio Ambientales de Cristina Enea, como el Centro de Intepretación de Ulía y el Natur Txoko de Urgull", añade.

[VÍDEO AL FINAL DE LA NOTICIA]

Un virus desconocido hasta entonces, el coronavirus SARS-CoV-2, obligó a medio mundo a parar y encerrarse en casa, mientras que la otra mitad lo haría al cabo de pocas semanas. Una situación desconocida que presagiaba unos días y semanas confusos. "En esos primeros momentos había mucha confusión, y no sabíamos hasta cuándo durarían las primeras medidas, como el confinamiento y el teletrabajo". Hernández recuerda que en un principio la fundación no disponía de preparación suficiente para que toda la plantilla teletrabajara, pero que en seguida se tomaron medidas al respecto. "La primera medida que tuvimos que tomar fue preparar toda la operativa para coordinarnos y trabajar de manera remota". Lo que inicialmente hacía la plantilla de Fundación Cristina Enea a través del teléfono, pronto se convirtió en una manera de trabajar mucho más flexible, gracias a "diferentes softwares para reunirnos y trabajar de manera virtual".

El director de Fundación Cristina Enea recuerda que el principal reto fue pensar de qué manera se podría seguir ofreciendo a la ciudadanía materiales y contenidos interesantes, sin salir de nuestras casas. "Al no poder salir de nuestros domicilios, modificamos nuestro modo de trabajar, para poder ofrecer actividades que la gente puediera hacer sin salir a la calle; para ello hicimos un ejercicio de imaginación y comenzamos a elaborar vídeos y tutoriales". Un ejemplo de ello fueron los tutoriales para elaborar un semillero, compost casero o manualidades con materiales reciclados.

Una vez que comenzó la desescalada, lo primordial, según Hernandez, fue "asegurarnos de que se cumplían las medidas sanitarias y de seguridad necesarias", por lo que se empezaron a diseñar actividades que no precisaran de monitores ni de grupos, como la iniciativa Elefantes en la Ciudad, las audioguías con los recorridos por la ciudad, la posibilidad de visitar las exposiciones de manera virtual o toda la oferta de actividades programadas desde el Centro de Interpretación de Ulía.

"Hemos grabado y puesto en internet mucho contenido, era un trabajo que debía hacerse, y desde Fundación Cristina Enea nos hemos adaptado a la nueva situación, dando un salto hacia la transformación digital" reflexiona Hernández, quien añade que ha sido "lo positivo que la plantilla de Cristina Enea ha sacado de esta difícil situación".