Noticias

20/6/2019 EntrevistasExposiciones

Zooteka: el arte salvaje de Miquel Aparici

Mañana 21 de junio, y con el inicio del verano, Miquel Aparici inaugura su nueva exposición 'Zooteka' en el Centro de Recursos Medio Ambientales de Cristina Enea. Será la primera vez que la obra de este artista contemporáneo catalán visita la capital gipuzkoana, una colección de piezas de madera y hierro formada por animales de pequeño y gran formato creados a partir de elementos reutilizados.

¿Es posible transformar una vieja azada en un pájaro? ¿O un antiguo molde de zapatos en la cabeza de un galgo? Zooteka, la nueva exposición del Centro de Recursos Medio Ambientales de Cristina Enea que se puede visitar desde hoy hasta el próximo 6 de octubre, reúne una muestra representativa de la obra de Miquel Aparici, uno de los pocos artistas contemporáneos que ha logrado elevar a un nivel magistral el arte basado en el reciclaje. Sus esculturas son sorprendentes assemblages de antiguos objetos en desuso, de metal y madera, que el artista utiliza de forma creativa e ingeniosa para dar vida a todo tipo de animales, respetando su estructura original.

La muestra introduce al visitante en un mundo animal salvaje, desconocido, donde un enorme rinoceronte, un amenazante cocodrilo o un descomunal gorila le guiarán a través de tres salas. "Lo que pretendo con mi obra es levantar una sonrisa", asegura el artista cuyos trabajos han estado expuestos en galerías de Barcelona, Madrid, Nueva York, Colonia o Copenhague, entre otras ciudades. "Pretendo crear una cierta empatía con mis piezas, que acaban siendo seres vivos. Me gustaría que la gente que visita la exposición lo pase bien y disfrute".

El juego que propone Aparici con esta muestra es poder identificar los animales que ha construido, pero "después podamos ver de qué están hechas las piezas, pues también es una forma divertida de afrontar mis exposiciones". Cada una de sus esculturas está compuesta por piezas cuidadosamente seleccionadas, que tuvieron otros usos en un pasado y que tienen una historia propia. Hay herramientas de antiguos oficios, instrumentos de navegación, utensilios agrícolas, engranajes y repuestos de relojería, moldes de uso industrial, mobiliario de los años cincuenta, cerraduras y llaves de baúles y viejas maletas e incluso un depósito de gasolina de una antigua moto Derbi Antorcha. El artista catalán asegura que "los niños conectan muy bien" con sus obras, porque hay "una parte de juego, de montaje, de habitación llena de trastos donde los niños juegan".

El resultado del trabajo de Miquel Aparici es una original colección de animales insólitos que tienen su propia personalidad, dando muestra de la asombrosa creatividad del autor, y que estará dividida en dos partes: la principal, y más numerosa con más de 60 piezas, se puede visitar desde hoy mismo y hasta el próximo 6 de octubre, en el Centro de Recursos Medio Ambientales de Cristina Enea; la segunda parte, formada por tres piezas, se podrá ver en el Mercado de San Martín, desde hoy al 18 de agosto.