Noticias

4/5/2020 Noticias ambientales

Unos 'dónuts' que sirven para reforestar

El paraje de Tifaracás, en Gran Canaria, tenía un aspecto infernal hace dos años. Esta zona deforestada desde hace décadas está expuesta a un sol abrasador, abrigada de la lluvia, y tiene una fuerte pendiente. Era casi imposible que los árboles volvieran a crecer allí.

Ahora, este paisaje está punteado de retoños de acebuche y pino canario. Cada planta saca su cabeza de una extraña estructura: una especie de 'dónut' de cartón semienterrado en el suelo del tamaño de una rueda de motocicleta.

Esta rosca representa la vida para aquellos árboles. Es suficiente con rellenarla con 25 litros de agua en el momento de la siembra. "Es una incubadora de árboles. Permite al árbol arraigar debajo de la superficie árida y sobrevivir por su cuenta", explica Harrie Lovenstein, titular de la empresa Land Life Company, que ha diseñado lo que él llama 'cocoon' (capullo). "Hecha su función, se biodegradan solos", añade.

Los resultados son formidables, según Francisco González, responsable del proyecto en el Cabildo de Gran Canaria. "Con volver a rellenar los 'cocoons' una sola vez, seis meses después de la siembra, sobreviven el 90% de los acebuches y el 80% de los pinos canarios", relata. Con el riego tradicional no se superaba el 15%.  

Canarias es una de las zonas donde se han repartido 30.000 de esos dónuts biodegradables entre el 2016 y el 2019, junto a Catalunya, la Comunitat Valenciana y Almería, además de algunas regiones de Italia y Grecia. La iniciativa forma parte de The Green Link, un proyecto financiado por la Unión Europea en el que ha participado el Centre de Recerca en Ecologia i Aplicacions Forestals (CREAF) de Barcelona.


Más información