Noticias

9/5/2018 Noticias ambientales

Un estudio asegura que el turismo fomenta el calentamiento global

Según un estudio publicado este lunes en la revista Nature Climate Change por varios investigadores australianos, chinos e indonesios, la "huella de carbono" que produce el turismo global es algo a tener muy en cuenta. El estudio asegura que el turismo es responsable del 8% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, siendo una cantidad tres veces superior a cálculos anteriores.

La originalidad de este estudio, a la hora de recoger los resultados, es el siguiente: no solo han estudiado las emisiones vinculadas directamente con el transporte (el queroseno que utilizan los aviones o la gasolina o el diésel de los turismos), sino también aquellas relacionadas con los bienes y servicios consumidos por los y las turistas (los catering, hoteles o compras variadas). Teniendo en cuenta este punto de vista Menfred Lenzen (Universidad de Sidney, Australia) y sus colegas que han participado en esta investigación han recogido los datos en torno a los flujos turísticos que se dieron entre 160 país, entre los años 2009 y 2013. Según estos datos, las emisiones de gases correspondientes al sector turístico han aumentado desde los 3.900 millones de toneladas equivalentes de CO2 en 2009 hasta los 4.500 millones en 2009.

El estudio subraya que los viajes y estancias realizados dentro de un país son una fuente de emisión de carbono mayor que los viajes internacionales. Estados Unidos está a la cabeza en cuanto a emisiones de gases, ya que se trata del responsable de una cuarta parte de lo que se ha denominado "emisiones turísticas". En la lista de los principales 10 países le siguen China, Alemania, India, México, Brasil, canadá, Japón, Rusia y Reino Unido. Los responsables del estudio alertan de la necesidad de dedicarle especial atención a la situación de los estados insulares, como Maldivas, Seycheles, Mauricio o Chipre, ya que siendo destinos exóticos habituales, el turismo masivo genera entre el 30% y el 80% de las emisiones nacionales.

Según los investigadores, los esfuerzos realizados hasta ahora con el objetivo de reducir la huella de carbono del sector turístico no han sido suficientes para restablecer la curva. Además, a medio plazo, debido al incesante crecimiento del turismo mundial favorecido por las mejoras en la calidad de vida de los países en vías de desarrollo, el impacto ambiental se recrudecerá. Siendo esta la situación, los investigadores aseguran que la única solución sería implementar al carbono una tasa que aumentaría los costes del viaje.


Noticia original: Argia.eus (Amaia Lekunberri).