Noticias

1/7/2020 Noticias ambientales

Por qué las ballenas son consideradas los bosques de las aguas

Sus gigantes cuerpos son un gran depósito de carbono que se almacena durante su larga vida y que cuando mueren y se hunden en el fondo del mar, permiten que el carbono quede secuestrado durante cientos de miles de años.

Mientras viven, trasladan nutrientes esenciales desde el fondo del mar hasta la superficie y con sus colosales heces, aportan minerales escasos en los mares, en especial hierro y nitrógeno, que necesita el fitoplancton para crecer. Estas criaturas microscópicas aportan al menos el 50% de todo el oxígeno a la atmósfera de la Tierra, y se estima que capturan hasta el 40% de todo el CO2 que se produce, lo que equivaldría a cuatro bosques como el Amazonas. Más fitoplancton significa más captura de carbono.

Las aguas territoriales de la Argentina son uno de los pocos lugares de reproducción de la ballena franca, declarada monumento natural en 1984. Fueron cazadas hasta ser llevadas al borde de la extinción. Consiguieron protección internacional en 1935 y esta prohibición de la caza comercial trajo una esperanza para su supervivencia. Las poblaciones del Hemisferio Sur se encuentran en aumento aunque aún muy lejos de su nivel poblacional anterior a la ballenería industrial. Actualmente su estado de conservación es "Preocupación menor".


Más información