Noticias

13/2/2018 Noticias ambientales

La sequía amenaza a las grandes ciudades

El cambio climático está poniendo a prueba la resiliencia de las grandes ciudades. Y uno de los desafíos más serios es el de las sequías, que como pronosticaron los científicos cada vez son más severas y recurrentes en todo el mundo.

Con casi cuatro millones y medio de habitantes, Ciudad del Cabo es la segunda ciudad de Sudáfrica y una de las principales capitales turísticas del continente africano. La población ha aumentado un 30% en la última década y el número de turistas crece por millones. Pero la grave sequía que padece desde 2014 está sumiendo a la ciudad en el caos.

La escasez de lluvias ha sido tan severa que las reservas de agua de los embalses que abastecen a la ciudad han pasado del 93% de 2014 al 25% actual. Y siguen bajando.

Como consecuencia, si los pantanos no se recuperan en los próximos dos meses, las autoridades locales cortarán el agua a los domicilios. En su lugar se ubicarán por toda la ciudad más de doscientos puntos de abastecimiento donde los habitantes podrán acudir para llenar sus garrafas. Eso sí, con un cupo máximo: veinticinco litros por persona y día.

Las restricciones empezaron a principios de año, cuando el gobierno de la provincia de Cabo Occidental redujo el uso agrícola e industrial y el ayuntamiento de la ciudad prohibió usar el agua para regar jardines, llenar piscinas (publicas y privadas), lavar el coche y mantener las instalaciones deportivas.

Asimismo, aunque más de la mitad de la población de Ciudad del Cabo no está registrada en el censo, desde el uno de enero los vecinos tenían fijado un límite diario de consumo de agua potable y de saneamiento en los hogares: ochenta y siete litros diarios para cada ocupante de la vivienda. Pero las reservas han seguido bajando. La semana pasada esa cantidad se redujo a cincuenta litros.

El recorte es considerable si tenemos en cuenta que en los años noventa el consumo de agua en Ciudad del Cabo rondaba los 350 litros por habitante y día (l/hab/día). Para aproximar la referencia, el consumo medio de agua en España es de 132 l/hab/día. En Madrid sube hasta los 140, en Barcelona baja hasta los 104 y Zaragoza da buen ejemplo de ahorro con un consumo de 96 l/hab/dia.

Si los peores pronósticos se cumplen y las lluvias no llegan en su auxilio, el próximo mes de mayo llegará el “día cero” para los habitantes de Ciudad del Cabo y esta importante capital africana pasará a convertirse en la primera gran metrópoli del mundo que dejará de suministrar agua potable y de saneamiento a sus habitantes: un servicio reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como derecho humano básico.

Los expertos que estudian la evolución del cambio climático y sus consecuencias llevan años señalando que la escasez en la disponibilidad de agua, el aumento de la población y la concentración urbana, agravarán los efectos de las sequías en las grandes ciudades.

Garantizar el abastecimiento de agua potable a sus habitantes va a convertirse en uno de los mayores desafíos para los gobiernos locales, por eso sus responsables deberían tomar nota de lo que está pasando en Ciudad del Cabo y empezar a aplicar los planes de prevención necesarios para evitarlo.


Noticia original publicada en La Vanguardia.