Noticias

15/2/2018 Noticias ambientales

La guía de los vagos para salvar el planeta

Si te preocupa el estado del planeta, y crees que eres una persona demasiado perezosa, La guía de los vagos para salvar el mundo, editada por la Organización de las Naciones Unidas, es para ti. Una serie de pequeños consejos que cualquiera puede introducir en sus rutinas diarias, y que ayudarán a mejorar la salud de nuestro planeta.

Las acciones individuales que podamos tomar en nuestras vidas, pueden hacer que pequeños cambios mejoren la crítica situación que está viviendo nuestro planeta, desde el punto de vista social o ambiental. 

Acabar con la pobreza extrema, luchar contra la desigualdad y la injusticia, solucionar el problema del cambio climático... Los objetivos mundiales son importantes, son objetivos que cambiarán el mundo y para los que será necesaria la cooperación entre los gobiernos, las organizaciones internacionales y los líderes mundiales. Parece imposible que las personas de a pie puedan influir en algo. ¿Va a rendirse sin más?

El cambio empieza por ti. Todos y cada uno de los seres humanos del mundo, hasta los más indiferentes y perezosos, forman parte de la solución. Por suerte, hay cosas facilísimas que podemos introducir en nuestra rutina y, si todos lo hacemos, lograremos grandes cambios.

La ONU nos lo ha querido poner fácil y ha recopilado tan solo unas cuantas cosas de las muchas que podemos hacer para obtener resultados. Cosas que hasta las personas más vagas pueden hacer.

Cosas que puedes hacer desde el sofá

  • Ahorre electricidad enchufando los electrodomésticos en una regleta y desconectándolos por completo cuando no los utilice, incluso su ordenador.
  • Deje de utilizar los estados de cuenta bancarios en papel y pague sus facturas en línea o a través del teléfono móvil. 
  • No imprima. ¿Necesita recordar algo que ha visto en internet? Escríbalo en una libreta o, mejor aún, apúntelo en una nota digital y ahorre papel.
  • Apague las luces. La televisión y la pantalla del ordenador ya emiten una luminosidad cómoda, así que apague las otras luces si no las necesita.

Cosas que puedes hacer en casa

  • Seque las cosas al aire. Deje que el pelo y la ropa se sequen de forma natural en lugar de encender una máquina. Cuando lave la ropa, asegúrese de que la carga está completa.
  • Tome duchas cortas. Las bañeras necesitan muchos más litros de agua que una ducha de entre 5 y 10 minutos.
  • Coma menos carne y pescado. Se destinan más recursos para la obtención de carne que para el crecimiento de las plantas.
  • Congele los productos frescos y las sobras si no va a poder comerlos antes de que se estropeen. También puede hacerlo con la comida para llevar o de reparto, si sabe que no le va a apetecer comerla al día siguiente. Así, ahorrará comida y dinero.

Cosas que puedes hacer fuera de casa

  • Compre productos locales. Apoyar los negocios de la zona ayuda a la gente a conservar su empleo y contribuye a impedir que los camiones tengan que desplazarse grandes distancias.
  • Compre con cabeza: planifique las comidas, haga listas de la compra y evite las compras impulsivas. No sucumba ante los trucos de comercialización que le llevan a comprar más alimentos de los que necesita, sobre todo en lo que respecta a los productos perecederos. Aunque pueden ser más baratos por peso, al final pueden resultar más caros si tenemos que desechar gran parte de esa comida.
  • Compre fruta de aspecto raro: muchas piezas de fruta y verdura se tiran por no tener el tamaño, forma o color «adecuados». Al comprar estas piezas de fruta que están en buen estado a pesar de tener un aspecto raro, estamos utilizando alimentos que de otro modo podrían acabar en la basura.
  • Desplácese en bicicleta, andando o en transporte público. Evite utilizar el coche excepto cuando tenga un grupo grande de personas.

Estos son tan solo algunos de los consejos que nos proponen desde la ONU. Para tener más información accede a este link.