Noticias

27/3/2020 Noticias ambientales

Hallan una nueva especie en el fondo marino con plástico en el estómago

 

Plástico. En el estómago de una nueva criatura descubierta muy por debajo del nivel del mar: a casi 7.000 metros de profundidad en la fosa de las Marianas del Océano Pacífico, entre Japón y Filipinas y debajo del Gran Parche de Basura del Pacífico. La contaminación por plástico alcanza extremos insólitos. Una triste realidad.

Los científicos han bautizado a este nuevo animal del fondo marino como “Eurythenes plasticus” para llamar la atención sobre la crisis de contaminación plástica en nuestros océanos.


La nueva especie de anfípodo está contaminada con plástico tipo PET, el utilizado principalmente para fabricar botellas de agua y otras bebidas, ropa y artículos domésticos. Aunque el carroñero del tamaño de una moneda es nuevo para la ciencia y vive aguas remotas, su contaminación plástica muestra que no está exento del impacto de la contaminación humana en nuestro planeta. Los anfípodos de las profundidades marinas son comedores voraces, nada quisquillosos con la comida, por lo que pueden ser más susceptibles a la ingestión de microplásticos. Debido a la escasez de alimentos disponibles en las profundidades del mar, estos animales han adoptado la capacidad de comer casi cualquier cosa.

"Encontrar una nueva especie que no sabíamos que estaba allí antes y encontrar plástico en ella, solo muestra cuán extendido está como contaminante", comentó Johanna Weston, estudiante de doctorado y líder del trabajo que publica la revista Zootaxa. "Encontramos una microfibra en una muestra de 6.900 metros y esa microfibra era un 83% similar al tereftalato de polietileno o PET".

Este polímero plástico utilizado generalmente en botellas de agua no se degrada naturalmente en el medio ambiente. A medida que se descompone, el PET se vuelve cada vez más pequeño, y finalmente se descompone en microplásticos que aparecen en una proporción cada vez mayor de animales marinos en todo el mundo. Una vez que tales microplásticos llegan a las profundidades del mar, se acumulan con el tiempo ya que no tienen otro lugar a donde ir.


Más información