Noticias

30/7/2020 Noticias ambientales

Ascensión: la remota isla entre África y Brasil que contiene lecciones para el futuro del medio ambiente

Un enorme oleaje que se forma en el Océano Antártico explota en la escabrosa costa de ceniza y arena, dejando un rocío colgando en el aire como vapor. Tierra adentro, todo está cubierto de lava negra y piedra rojiza. Es un paisaje inhóspito que una vez le dio a la isla el poco atractivo descriptor de "el infierno con el fuego apagado".

La neblina que se concentra alrededor de la cima más adentro en la isla completa la ilusión de humo. Sobre un trasfondo cataclísmico de cráteres inactivos, depósitos piroclásticos y domos de lava, la Montaña Verde de 859 metros de altura es una rareza frondosa en la isla carbonizada: su floreciente bosque nuboso es testamento tanto de la ingenuidad de los humanos, como de la resiliencia de la naturaleza.

Plantado en una desolada cumbre hace unos 160 años, el bosque que comenzó como un capricho ha empezado a atraer la atención de científicos en todo el mundo.

Al cambiar las ideas tradicionales de la conservación, la Montaña Verde ofrece la esperanzadora idea de que los ecosistemas hechos por el ser humano pueden mejorar nuestro medio ambiente.

A medida que el clima causa estragos en los paisajes y está conduciendo a daños catastróficos -como los recientes incendios en Australia- la floreciente jungla en Ascensión impulsa el argumento de que quizás podemos regenerar un bosque utilizando conceptos de este remoto, y a menudo olvidado, lugar.


Más información