Noticias

9/12/2019 Noticias ambientales

¿Dejaría de comprar ropa nueva para no hacerle daño al planeta?

De una a seis semanas puede tardar una camiseta en degradarse. Una chaqueta de mezclilla, por su parte, de 10 a 12 meses. Mientras que las prendas de licra, de 20 a 200 años. Estas solo son superadas por las confeccionadas con poliéster, que pueden demorar más de dos siglos en este proceso.

La industria textil es la segunda más contaminante del planeta tras la del petróleo. Bajo ese escenario, no son pocas las personas que buscan realizar cambios significativos y sustentables a diario: desde comprar ropa de segunda mano, pasando por reciclar, hasta adquirir prendas solamente si se necesitan.

Para Luis Silva, sociólogo y académico de la Universidad San Sebastián, Chile, la compra de ropa reciclada es habitual y se puede basar en muchas motivaciones; entre ellas, razones económicas, ecológicas, de distinción frente a la moda local imperante, por lo que no hay una única motivación.

“Todas las influencias en cuanto a moda se basan en la búsqueda de distinción, y frente a este proceso, una cuestión habitual es la influencia que hacen unos sujetos, que son considerados relevantes, sobre otros que aspiran a serlo. Así, ciertos sujetos valorados en el ámbito local se transforman en referentes para otros que replican este modelo”, indica.


Más información